es
Volver a la lista

¿Es 2022 el año de la criptorregulación?


es.bitcoinethereumnews.com 28 Enero 2022 12:34, UTC
Tiempo de lectura: ~8 m

Muchos periódicos han predicho que 2022 será el año de regulación de las criptomonedas y criptoactivos en general. Publicaciones clásicas como Sole24ore, Il Fatto Quotidiano, pero también blogs y publicaciones online entre las más seguidas en el sector de las criptomonedas, han retomado y relanzado esta predicción.

Reacciones al desplome del criptomercado

El tema es abordado precisamente cuando asistimos a una ruido sordo de todo el mercado de criptomonedas.

Un hecho, este último, que, naturalmente, ha ofrecido argumentos a los muchos detractores del criptomundo, a los que pintan indiscriminadamente de fraudes a los negocios basados ​​en criptomonedas y a los que invocan regulaciones estrictas, por no decir asfixiantes, para todo el mundo. sector.

Intentemos hacer un balance de la situación.

Reglas por escribir

Como hemos escrito muchas veces, en Italia no existe un marco legislativo dedicado a la criptoeconomía que sea lo suficientemente claro, especialmente en cuanto a los aspectos relativos a la fiscalidad.

En la legislación italiana, hay un conjunto de definiciones legales útiles, como tecnología de registro distribuido, contrato inteligente o moneda virtual.

En la práctica, sin embargo, no se ha adoptado una sola disposición específica en materia fiscal. La aplicación de las obligaciones tributarias a quienes realizan transacciones con criptomonedas aún está encomendada a una serie de actos interpretativos, cuya corrección la comunidad de juristas ha impugnado a coro. Y esto es así tanto para la sujeción de los eventuales rendimientos y ganancias de capital al impuesto sobre la renta, como para la aplicación de las normas que imponen obligaciones de vigilancia a las actividades extranjeras.

El único ámbito en el que el legislador italiano ha mostrado un compromiso considerable es el de anti lavado de dinero, en el que, anticipándose a la legislación europea, ha impuesto obligaciones a las plataformas y operadores profesionales similares a las vigentes para los operadores financieros en sentido estricto.

Ahora, hacia fines de 2021, un proyecto de ley (por iniciativa del diputado Zanichelli, del grupo M5S) y se han presentado algunas propuestas de reformas a la ley de presupuesto

El proyecto de ley ha quedado pendiente y actualmente no hay programadas actividades parlamentarias de ningún tipo. En contraste, las enmiendas propuestas al proyecto de ley de presupuesto fueron retiradas durante el proceso de aprobación.

El único acto legislativo que se avecina es la aprobación, a nivel europeo, de la denominada Mica,la Reglamento europeo sobre criptoactividades.

Este es un cuerpo de legislación complejo, pero por el momento todavía está a nivel de propuesta, y según algunos ya estaría obsoleto.

Un primer punto, por tanto, es que si 2022 será el año de la regulación de las criptomonedas, hasta la fecha no podemos ver ninguna señal tangible que respalde esta predicción.

El caso de Rusia

Por otro lado, Italia no es el único país que navega por la incertidumbre del futuro legislativo: considere, por ejemplo, lo que parece probable que suceda en Rusia.

Aquí, en 2020, se aprobó una ley federal que iba en la dirección de legitimar (bajo ciertas condiciones) la circulación de criptomonedas también en los circuitos bancarios y reguló los mecanismos de autorización para la realización de actividades en criptomonedas. 

Hoy, menos de dos años después, la posición del Banco Central Ruso va en la dirección diametralmente opuesta. Lo que no implica necesariamente que las indicaciones del instituto puedan transponerse a un acto legislativo, pero ciertamente fue suficiente para dar un impulso importante a la creación de FUD y pánico eso a escala global impactó las listas de criptomonedas.

Fuente: Hard Seat Sleeper de Flickr

Fraude en criptomonedas vs fraude en finanzas tradicionales

Una segunda reflexión, entonces, se refiere a la presión que se ejerce cíclicamente sobre el mundo de los criptoactivos en Italia, donde hay advertencias continuas de las autoridades reguladoras y supervisoras que recuerdan el riesgo de fraude, la excesiva volatilidad e inestabilidad del mercado y la ausencia de las protecciones típico del mercado regulado.

A quienes agitan esta especie de fantasmas, tratando de empujar a los ahorradores a refugiarse en la seguridad de las finanzas convencionales, a costa de rendimientos irrisorios, quizás sea necesario recordar el doloroso suceso de la crisis de las hipotecas subprime en 2007, ese cataclismo que abrumó el mundo de las finanzas, la economía mundial y envió a millones de personas debajo del puente.

Duele recordarlo, pero este cataclismo se desató dentro de lo que se pensaba que era el refugio seguro de las finanzas institucionales. Es decir, en un entorno supervisado y regulado, poblado por actores bancarios y financieros (debidamente autorizados) y abarrotado de reguladores, firmas de auditoría y calificadoras.

Entidades que, con diferentes roles, han avalado sistemáticamente la labor de los mismos bancos e instituciones financieras, debidamente autorizados y supervisados, que en realidad han alimentado la mayor burbuja especulativa de la historia. 

Para aquellos que quieren refrescar su memoria pero son demasiado perezosos para investigar, es recomendable ver el documental – investigación “Inside Job” por Charles Ferguson, 2010 (ahora disponible en Netflix).

El documental rastrea con gran claridad los pasos de esa catástrofe, hasta la quiebra de Lehman Brothers e incluso más allá, y nos recuerda que la mayoría de los protagonistas salieron ilesos, si no fortalecidos, mientras que millones de personas vieron desaparecer los ahorros de toda su vida. 

Ahora bien, cuando se enfatizan los peligros de invertir en criptomonedas, porque están totalmente desreguladas, quizás deberíamos preguntarnos por qué los ahorradores deberían seguir confiando en ese sistema convencional que, cuando se probó, falló y causó enormes daños por los que nadie fue responsable. En ese mismo sistema, todos los que fueron llamados a supervisar (desde agencias gubernamentales, hasta empresas de auditoría, empresas calificadoras) simplemente declinaron toda responsabilidad y, en esencia, se salieron con la suya.

Y no se puede decir que la lección se haya aprendido completamente: desde entonces, el marco regulatorio general para las CDO (obligaciones de deuda garantizada) en los EE. UU. no se ha implementado de manera significativa. 

Y entonces, ¿Por qué los pequeños inversores deberían confiar en ese aparato inflado? que ha demostrado ser incapaz de proteger sus inversiones, que les da magros rendimientos, sobre una plataforma de intercambio que capitaliza decenas de miles de millones, que ofrece la perspectiva de multiplicar enormemente sus inversiones iniciales?

¿Será 2022 el año de la regulación de las criptomonedas? 

No hay duda de que dos errores no hacen un acierto: si todos los elaborados (y muy costosos) mecanismos de supervisión y control han fallado en el mundo bancario y financiero, esto no significa que sea correcto aceptarlo al pie de la letra. la idea de que el mundo de las criptomonedas (que de hecho atiende a una gran audiencia de inversores no profesionales o, peor aún, improvisados) seguirá siendo indefinidamente una especie de Salvaje Oeste poblado por personas listas para huir con el efectivo.

Por lo tanto, es necesario, en primer lugar, ejercitar un mínimo de honestidad mental y reconocer que las criptomonedas y las tecnologías relacionadas, si bien nacieron originalmente con fines no especulativos, sino como instrumentos de libertad financiera y de protección de la esfera de las libertades fundamentales del individuo, hoy son concreta y ampliamente utilizadas como instrumentos especulativos y que el objetivo prevaleciente de estas operaciones especulativas siguen siendo pequeños ahorradores e inversores no profesionales.

Puede que la idea no atraiga a quienes, como el autor, son aficionados a una cierta visión libertaria del mundo criptográfico, pero este es un hecho que va más allá de sutilezas jurídicas, interpretativas y conceptuales. Un hecho con el que uno no puede dejar de aceptar.

Nadie dice que sea fácil, y tal vez sea hasta utópico pensarlo (teniendo en cuenta lo que está en juego), pero tal vez ha llegado el momento de hacer un esfuerzo para encontrar un momento de síntesis

Por un lado, es necesario aceptar la idea de que el Lejano Oeste no puede durar para siempre. Por otro lado, es necesario aceptar la idea de que la única manera posible de volver a traer a millones de pequeños inversores a un área de emersión fiscal y anti-lavado de dinero es abandonar el camino de la represión y concebir cuerpos reguladores que realmente tengan en cuenta las peculiaridades tecnológicas de este sector.

En otras palabras, quizás ha llegado el momento de que aquellos que están en los extremos opuestos de este mundo den un paso adelante y hagan un esfuerzo serio para entender cómo escribir un conjunto de reglas que ofrecerán la protección adecuada a los inversores y ahorradores. sin que quienes manejan criptomonedas sean tratados como narcotraficantes. Un conjunto de reglas que, por otro lado, tiene en cuenta el hecho de que una inversión en criptomonedas o criptoactivos objetivamente no es lo mismo que comerciar con divisas extranjeras o bonos del gobierno. 

Es el antiguo arte del compromiso. Un compromiso difícil: hay muchas partes involucradas, llevan la carga de intereses de peso y todo tiene que proyectarse a escala global. Difícil, sí, y sin embargo, vale la pena intentarlo

Sin embargo, no apostaría un Satoshi a que 2022 sea el punto de inflexión en la regulación.


   Fuente
Volver a la lista