es
Volver a la lista

Los bancos buscaban una respuesta a las criptomonedas y la encontraron en las CBDC

Finanzas

www.cripto247.com 24 Noviembre 2022 14:50, UTC
  
Tiempo de lectura: ~8 m


Los bancos buscaban una respuesta a las criptomonedas y la encontraron en las CBDC

Por Mariela Januszewski, colaboradora invitada

Las criptomonedas han causado todo un terremoto en el mundo financiero internacional desde su lanzamiento a esta parte. Han modificado la forma no sólo de realizar transacciones entre partes, y aún más, también la manera en que movemos el dinero. Y no sólo las personas son participes de este fenómeno, sino que los bancos, en su afán de no perder terreno, comenzaron a ver la posibilidad de entrar a jugar en el universo de este dinero digital.

Es allí donde los bancos encontraron la respuesta a sus plegarias sobre cómo no quedar fuera de este negocio: CBDC (o Central Bank Digital Currency; en castellano, monedas digitales de Banco Central).

Se trata de un tipo de moneda digital, la cual ha sido emitida por un Banco Central y que supone una representación digital del dinero fíat. Por lo tanto tiene la propiedad de ser una forma de dinero que está regulada por un estado o por una unión de Estados. Se busca de esta forma resolver el problema, sobre todo de costos e infraestructura, que supone la versión física del dinero fiat (monedas y billetes).

Según el Banco de Inglaterra, los CBDC son dinero electrónico emitido por algún Banco Central.

La emisión y el registro de las transacciones se realiza mediante algún tipo de sistema de bases de datos centralizada. Las CBDC buscan así ampliar las características y usabilidad del dinero fiduciario, sobre todo en Internet, de modo tal que resulte competencia con Bitcoin y el resto de las criptomonedas. Por lo tanto, aquí encontramos la primera gran diferencia con las criptomonedas, ya que son emitidas por las autoridades monetarias de los países y funciona como una versión digital del papel moneda.

De hecho, actualmente más del 80% de los Bancos Centrales del mundo han empezado a estudiar la posibilidad de introducir monedas digitales y para la Asociación de Mercados Globales (GFNA, su sigla en inglés), hay varios puntos a revisar. Uno de los principales riesgos es que las CBDC podrían afectar la financiación bancaria y la intermediación crediticia durante períodos de estrés, al tener el potencial de desplazar las soluciones de pagos privados.

Asimismo, un modelo diseñado sustancialmente a que los depósitos fiduciarios heredados del banco central puede hacer que las personas y los mercados negocien las CBDC como un producto secundarario a las monedas fiduciarias, lo que resultaría en un tratamiento legal diferente.

Si bien la idea de las entidades es que este instrumento no reemplace a los métodos tradicionales de pago, sería necesario y útil clasificarlas legalmente como fungibles junto a la moneda fiduciaria para que no existan confusiones.

De funcionar como se espera, las CBDC podrían incluso mejorar el flujo de capital mes, ya que permitiría pagos y liquidaciones más inmediata, con disponibilidad las 24 horas del día durante toda la semana, además de transacciones transfronterizas más eficientes, transparentes y menos costosas.

A tal punto ha llegado su avance, que ha potenciado en gran parte por la crisis heredada por la pandemia, como una manera de respaldar a las economías de manera más eficiente y y veloz, logrando una trazabilidad que permite a las naciones frenar las actividades ilícitas, la evasión fiscal y el tráfico de drogas, entre otras.

Ya son más de 60 los países que trabajan en este proyecto, incluyendo entre ellos a la economía más grande del mundo, Estados Unidos, en la cual se encuentran discutiendo entre stablecoins y regulaciones de la industria, y sin embargo no dejan de lado la posibilidad de desarrollar un dólar digital. Y es que no cabe duda alguna de que los criptoactivos han atraído la atención completa tanto del público como de los políticos y las autoridades estadounidenses, con objetivos distintos cada uno de ellos.

La Reserva Federal destacó en agosto de 2020 la importancia de la investigación y la experimentación realizadas para mejorar su comprensión de las oportunidades y riesgos asociados con las CBDC.

En agosto de 2020, BC American publicó algunos hallazgos de su pruebas “FooWire”, desarrollado utilizando el software Blockchain Hyperledger Fabric. Según los investigadores de la Fed, esta prueba “destacó el potencial del DLT para ciertos usos de pago, la velocidad con la que se podría implementar un sistema y el potencial de smart contracts.

China, la segunda potencia económica más grande mundial, lleva adelante fases de pruebas del Yuan digital, ya utilizado gastar el momento por 140 millones de usuarios de acuerdo a los datos del Banco Nacional de China. El monto que se ha movido desde el 2029 ha llegado a casi USD 10 mil millones (USD9,7 mil millones).

En Europa, si el Banco Central Europeo- BCE – logra mantener su hoja de ruta actual, es muy probable que el desarrollo y la distribución del Euro digital se completen en 2024.

Si bien aún no se conocen públicamente los detalles, el Euro digital se diseñaría como medio de pago en lugar de un activo de reserva de valor como el bitcoin.

Sin dejar de lado a nuestra región, el Banco Central de México ya declaró la intención de emitir su propio CBDC para el año 2024, y a yal fin ya habría pedido colaboración de los bancos privados de dicho país a fin de incursionar de lleno en tal instrumento.

Ahora bien, conviene hacer un poco de historia para saber dónde estamos parados y de dónde venimos con este tema. El primer producto asociado a una moneda digital que fue noticia en el mundo, CBDC traker, es el sistema de tarjeta inteligente Avant creado por el Banco de Finlandia en la década de 1990 y puede ser considerado el primer CBDC del mundo en entrar en producción.

Las tarjetas Avant se basaban en una tecnología de tarjetas Intel similares a las que se utilizan hoy en día en las tarjetas de débito y crédito. Aunque el sistema fue iniciado, desarrollado y operado en sus años iniciales por el Banco Central, finalmente se dividió y se vendió a los Bancos Centrales.

A medida que las tarjetas de débito se volvieron menos costosas y se actualizaron para usar tecnología y se actualizaron para usar tecnología de tarjetas inteligentes, Avant se volvió obsolets y se discontinuo en 2006.

En 2014, Ecuador emitió una moneda digital llamada Dinero Electrónico o DE. Dada las desconfianza de sus ciudadanos, el DE representó tan solo menos del 0,003% de la moneda en circulación en 2016 y fue descartado por la Asamblea Nacional en diciembre de 2017.

Finalmente, el Sand Dollar, emitido por las Bahamas, se convirtió en octubre de 2020 en el primer CBDC en circulación en el mundo, luego de un exitoso piloto en el año 2019 en el conglomerado insular de Exuma, hoy a su vez circula en otras islas.

En Nigeria, E- Naira se lanzó en octubre de 2020 con el objetivo de aumentar la eficiencia en los pagos transfronterizos, aumentar la inclusión y reducir la informalidad. La primera nación africana en tener su propia CBDC se une a las Bahamas y al Banco Central del Caribe al estar entre los primeros gobiernos del mundo en lanzar monedas digitales.

Según CBDC traker hoy existen 10 países que están probando o están a punto de implementar pruebas de concepto para su CBDC, incluido Brasil, que tiene la expectativa de lanzar el proyecto piloto Real Digital a finales de 2022.

El Banco de la Reserva de Australia (RBA) está explorando activamente el uso de una eAUD (stablecoin) mayorista con el proyecto Atom. El Banco de Australia realizó una prueba de concepto para simular un sistema de liquidación mayorista que involucra a los bancos comerciales del país. Y se compromete a continuar esta investigación para verificar la visibilidad de un dólar australiano digital, aún sin una fecha para lanzar la moneda digital de Australia.

En Corea del Sur, los objetivos incluyen sistemas de pago más eficientes y avanzados y una mayor inclusión financiera. El programa en “entorno virtual: constará de dos etapa. La primera fase, centrada en investigar y probar el papel básico del Banco Central, está programada para completarse en diciembre de 2022, seguida de la segunda fase que se centra en conceptos más detallados como la protección de la privacidad, programada para finalizar en junio de 2022.

Japón, a través de su Banco Central (BoJ) está realizando una encuesta sobre el Yen digital para rastrear a su vecina China. Un foro de stablecoin local también está trabajando en alguna forma de moneda digital para que el sector privado de Japón complemente los esfuerzos del Banco Central.

La autoridad monetaria de Hong Kong (HKMA) y el Banco de Tailandia (BOT) han acordado continuar el trabajo de investigación conjunta en áreas relevantes, incluida la exploración de casos comerciales y conexiones con otras plataformas, con la participación de bancos y otras partes relevantes en actividades cruzadas, o pruebas de transferencia de fondos en la frontera.

Turquía, Suecia, Tailandia, Ucrania y Jamaica también aparecen en la lista de países que realizan pruebas de concepto para sus CBDC.

Cinco naciones cancelaron sus proyectos de moneda digital, por diferentes motivos que van desde la falta de actualización hasta la falta de confianza pública, como es el caso de Ecuador, que abolió el “dinero electrónico” en diciembre de 2017.

Como podemos observar, esto es casi un verdadero mundial de fútbol de seleccionados de Bancos Centrales en busca de su lugar en un campeonato de finanzas 4.0

El puntapié inicial ya está dado, sólo falta ver rodar la pelota y descubrir si las expectativas puestas en cada uno de los proyectos se condicen con los resultados y si, por el otro lado, realmente las CBDC son un digno rival de las criptomonedas a las cuales tanto han apuntado durante estos años los gobiernos a través de sus Bancos Centrales.


   Fuente
Volver a la lista